Comunas Portugueseñas. Célula madre del Socialismo¡¡¡

“Hacer la revolución no es ofrecer un banquete, ni pintar un cuadro; no puede ser tan elegante, tan pausada y fina. Una revolución es una insurrección, un acto de violencia mediante el cual una clase derroca a otra”. Martin Guedez

12

*Mario del Pilar Lozada

    2013 es un año definitivo para la Revolución Bolivariana (con mayúsculas)  en nuestro estado. Tanto en el ámbito imprescindible de la transformación del sistema económico capitalista que aún ocupa la mayor parte del quehacer de la economía como en el gravísimo cambio de los valores de vida que animan nuestra convivencia.  Las Comunas en Construcción  -incluyendo algunos Circuitos Comunales- representan el lugar de privilegio donde estos cambios deben anidar y tomar forma vigorosa o todo estaría perdido.

    Los cuerpos más complejos se originan en diminutas células. La información vital presente en esas células se manifestará luego en los cuerpos más complejos. La España conquistadora e imperial, acaso sin proponérselo, sembró sus colonias americanas de Cabildos e indefectiblemente aquellos Cabildos parieron Repúblicas. Fueron esas semillas de participación las que luego darían origen al espíritu independentista, no podía ser de otra forma. En la Portuguesa Bolivariana de nuestros días andamos sembrando Comunas y –si lo hacemos bien, sólo si lo hacemos bien y con claridad de fines y propósitos- mucho más temprano que tarde cosecharemos una República Comunal.

     En la siembra de las Comunas, sin vicios ni concesiones a las viejas maneras, nos jugamos mucho más que la garantía del ejercicio de gobierno; nos jugamos la Portuguesa Socialista y con ella, todos los sueños de igualdad y justicia acariciados por siglos. De la correcta conformación de esta semilla comunal dependerá toda la estructura posterior del cuerpo social socialista como vía imprescindible al “Paraíso perdido”.

    Las Comunas son el ladrillo fundamental a partir del cual se construirá el nuevo edificio social. No es extraño entonces que la conformación de Comunas tenga tantos enemigos internos como externos. Tanto el viejo sistema capitalista, agonizante, en estado crítico, pero aún tremendamente poderoso, como una buena parte de los animadores inconscientes a lo interno, intuyen que en la Comuna está su carta de defunción, lo saben bien y hacen lo posible y lo imposible por pervertir desde su nacimiento la semilla comunal, falsificándola e introduciendo en ella los viejos vicios del egoísmo, del viejo hacer signado por el ventajismo y la dominación. Al sistema capitalista le va la vida en impedir el parto comunal, al proyecto socialista también le va la vida en parirse bien, sobre valores y prácticas absolutamente nuevas o morir en el intento.

    La experiencia vivida en múltiples Comunas nos conduce a formular este llamado. Tanto la presencia manipuladora de los más variados representantes del poder constituido, que no entienden ni quieren entender de que trata la cosa, como la complacencia con iniciativas a lo interno que siembran las semillas de un capitalismo incipiente, nos lleva a reclamar la urgencia de un trabajo de inserción en el corazón de estas Comunas a objeto de vivificar, capacitar y sembrar conciencia radicalmente socialista. Las fallas que detectamos tienen que ver precisamente con la falta de adherencia radical a los perfiles propios de una Comuna realmente socialista, en otras palabras, a la falta de claridad de los objetivos perseguidos. Jamás podremos construir la Portuguesa Comunal si se siguen alentando prácticas que en su esencia son capitalistas.

No nos resulta ajena tampoco, la preocupación por la dispersión que poco o nada tiene que ver con legítimas tendencias sino con ambiciones y exacerbación del egoísmo. En muchas de las Comunas, junto a las más hermosas expresiones de amor y conciencia del deber social, se reproducen los antivalores propios del sistema capitalista. La vanidad, la soberbia, el ventajismo, el afán de figuración y el oportunismo se hacen presentes en muchos Consejos Comunales y deben ser combatidos con vigor, con firmeza, pero también con altas dosis de humildad, de coherencia, de ejemplo militante, de entrega y de discernimiento, haciéndolo no casualmente sino en forma programada y planificada.

    Hay que sembrar la semilla buena en la tierra fértil y limpia de nuestro pueblo. Hay que insertarse en corazón del pueblo y sembrar con el ejemplo. Ser revolucionario en el centro de la Comuna significa tomar la decisión irrenunciable de someter todo otro plan en este mundo a la construcción del Socialismo. Arrancar de cada uno de nosotros todo vestigio de oportunismo, de ambición, de figuración o de interés propio, a cambio de disfrutar del insuperable privilegio de ser cuadros, vanguardia, apóstoles o amigos radicales del pueblo. Cada Comuna debe ser atendida desde dentro. Se necesitan cuadros revolucionarios capaces de dar la vida conviviendo y compartiendo, animando y motorizando los profundos saberes del pueblo. El asunto es vital.

      Es bueno señalar que no siempre tenemos clara idea acerca de la autonomía de estos procesos y quizás por eso mismo no los valoramos suficientemente. No proponemos la inserción de profesionales de la revolución en cada Comuna en términos casi burocráticos, entre otras cosas porque estos no existen, porque no hay nadie tan completamente revolucionario que pueda hacerse descansar en él el destino de la Revolución en una Comuna.

    Por eso hablamos más bien de personas capaces, llenas de amor, de entrega y de ciencia, personas sin privilegios ni cargos, simplemente cuadros dedicados en cuerpo y alma a compartir lo que saben y aprender con humildad lo mucho que puede enseñarles el pueblo. Personas que, además de sus conocimientos, sean capaces de encontrar sentido a sus vidas sirviendo al pueblo. Encontrar en este servicio a los más humildes la respuesta verdadera a su condición revolucionaria es la regla de oro. A la Revolución por amor al pueblo y al pueblo por amor a la Revolución, esta es la regla. Cualquier otra salida terminaría siendo un reduccionismo intolerable.. Requerimos sembradores exigentes de socialismo.

 

*Lic. Castellano UNELLEZ. Miembro Buró Político PSUV-Páez. Asistente Productor CONCIENCIA COLECXTUIVA transmitido los sábados de 7 a 8am  a través de RNV 1370AM y 98.5FM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s